Blog

La vuelta al mundo en 8 panes

Por 13/03/2019Blog, Curiosidades

Que el pan es un alimento esencial en la dieta de la mayoría de países del mundo es una afirmación incuestionable. Tanto es así, que en muchos casos puede convertirse en el bocado perfecto para sumergirse en la gastronomía de un lugar.
En Granier lo sabemos, y entre las más de 50 referencias que elaboramos, prestamos una especial dedicación a los panes del mundo: una selección de los mejores panes y variedades que hoy te traemos para que puedas visitar, siempre con el paladar, los países del mundo.

Chusco Norlander
En Alemania y el centro de Europa, este pan se elabora con harina de trigo y de centeno. Son característicos su fuerte sabor y color oscuro, tanto en la corteza como en la miga, y no es extraño verlo acompañar platos como la Kartoffelsalat, un Bratwurst o un delicioso chucrut.

Pan Árabe
Pocas culturas aman tanto el pan como la oriental. Los países árabes son una de las regiones del mundo donde sigue elaborando el pan de forma más auténtica y tradicional, al horno de leña, lo que confiere al pan un sabor y una textura que ¡alimenta con solo olerlo! Un pan que se parte con las manos y que acompaña cualquier bocado. Nuestro pan árabe de Granier es exquisito, de forma redonda, y elaborado con trigo 100%.

Trenza Latina
Si alguien sabe cómo enrollarse, esos deben de ser los latinos. No es casual que a esta trenza enrollada con 3 piezas la llamemos trenza latina. Es típico su aspecto original y brillante, que le da el huevo que se le aplica justo antes de hornear.

Focaccia con Olivas
Cuando viajamos a Italia es imposible no dejarse llevar por este maravilloso pan. Esta delicia italiana tan parecida a la pizza está elaborada recubierta con aceite de oliva, romero y olivas verdes y negras por encima. No es de sorprender que a los italianos les guste disfrutarla en todas sus comidas.

Focaccia Rose Marie
No nos movemos de Italia para disfrutar de una nueva variedad de la focaccia. Igual de sabrosa que la anterior, la focaccia Rose Marie también lleva aceite y romero, pero en esta ocasión también está condimentada con tomates deshidratados por encima, una combinación perfecta y sutil que lo convierte en un pan diez.

Chapata
O, como a los italianos les gusta llamarlo, ciabatta. Pero, ¿sabías que el pan más italiano no nació en Italia? Según cuentan, un viajero italiano llamado Arnaldo Cavallari se inspiró en el pan marraqueta peruano durante su estancia en el país de los Andes. Al volver a su tierra, trajo consigo su invención, y el pan se popularizó hasta ser conocido en todo el mundo. Y qué decir de la chapata. La masa madre le otorga un sabor característico y la malta, un aroma a avellana tostada que lo hace perfecto para comer solo, acompañando las comidas o para un sabroso y nutritivo bocadillo.

Barrote con Cereales
Todo el estilo y la elegancia franceses con las mejores propiedades de los cereales. Un sabor más mediterráneo, con sus semillas, con sus pipas de girasol y calabaza, que inmediatamente nos transporta a una tarde de verano en el campo.

Pan Campeline
Antes de dejar Francia, hablemos del pan Campeline. Porque este delicioso pan cuadrado es todo un manjar. Su elaboración a partir de masa madre natural líquida hace que predomine su corteza caramelizada, su miga esponjosa y cremosa… Ni qué decir tiene que, para un francés, no existe un acompañamiento mejor para una tabla de fromages, una copita de vino de Burdeos, y un apacible atardecer, mientras en el horizonte se recorta la figura de un lejano château.

Y tú, ¿adónde quieres viajar?