Blog

Las semillas: los beneficios para tu salud

Cada vez son más los nutricionistas que recomiendan incluir semillas en la dieta y, desde hace un tiempo, se han puesto muy de moda e incluso algunas de ellas se han ganado el título de súperalimento (alimento con una gran cantidad de nutrientes).

Y, aunque semillas ha habido siempre y se usaban mucho en la antigüedad, hasta hace poco las únicas que la gente conocía y consumía eran las pipas de girasol y las pipas de calabaza. Poco a poco han se han ido introduciendo en nuestra mente y nuestra dieta muchas otras como las semillas de chía, de linaza o de sésamo que se sirven con ensaladas, yogures, batidos y se usan en la elaboración de panes, tartas y galletas.

La mayoría de las semillas tienen muchos beneficios para el organismo ya que son fuente de vitaminas, minerales y omega3, además, tienen mucha fibra y ayudan a mejorar el tránsito intestinal. En concreto estas son las propiedades y beneficios de algunas de las semillas más conocidas y utilizadas actualmente:

  • Semillas de Chía: son una gran fuente natural de omega 3 y 6, que tienen ácidos grasos insaturados y participan en el metabolismo del colesterol. Además, contienen proteínas y minerales como calcio, magnesio y fósforo.
  • Semillas de Lino: contienen ácidos grasos insaturados que sirven para aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. Además, mejoran los problemas de resfriados.
  • Semillas de Sésamo: aportan calcio, hierro, zinc y vitamina E.
  • Pipas girasol: estas semillas son muy completas ya que contienen hidratos de carbono, proteínas y omega 6. También tienen vitaminas A, B, C y E y minerales como magnesio, hierro y potasio.
  • Pipas de calabaza: son una buena fuente de vitamina B y, además, son ricas en antioxidantes y triptofano, el aminoácido esencial en la nutrición humana

Una sencilla y sabrosa forma de introducir semillas en nuestra dieta es a través del pan. En el mercado encontrarás diferentes variedades de panes –como el Chusco Multigrain o el Chusco 7 cereales y semillas de Granier–  elaborados con diferentes mezclas de semillas, principalmente lino, sésamo, pipas de girasol y calabaza y semillas de amapola. Ingredientes que le aportan al pan un sabor más intenso, componentes antioxidantes y unos mayores valores nutritivos.

Y, aunque estos panes se pueden servir con cualquier comida o en bocadillo, combinan a la perfección con ensaladas, ahumados, carnes rojas y todo tipo de pescados a la plancha, hervidos o al horno.