Blog

Los smoothies han venido para quedarse

imagen de tres tipos de smoothies que se acompañan con la oferta de pasteles de crema

Cuando éramos pequeños, huíamos despavoridos de nuestras madres cuando nos amenazaban con un batido de frutas para merendar y ahora nos hemos convertido en  fanáticos de los smoothies.  Al crecer hemos visto claramente  que están buenísimos y que todo son beneficios si los incorporamos a nuestros hábitos alimentarios.

Los smoothies son batidos refrescantes,  nutritivos y saludables.  No son una moda. Han venido para quedarse porque nos ayudan a completar nuestra ración diaria de frutas y verduras, son de fácil digestión, ayudan a purificar el organismo y son saciantes.

En Granier  los tenemos de muchas variedades y son una opción natural y muy saludable. Desde los batidos puros de naranja o limón, a los de frutas tropicales (Mango Paradise y Tropi-colada), de estilo americano (Strawberry Split), depurativos (The Green) e incluso smoothies un poquito afrodisiacos (Berry Pasion), entre otras muchas variedades.

Los batidos permiten combinaciones casi infinitas y puedes probar cada día uno.  Son perfectos para arrancar el día con energía, tomar entre horas o para acompañar el  almuerzo. También antes o después del ejercicio o poco antes de ir a dormir.   Ahora en verano son perfectos porque hidratan y también aportan sales y minerales esenciales. Existen diversas  categorías:

  • Los que combinan uno o varios tipos de frutas con una base de agua, yogur o leche (los básicos).
  • Aquellos que contienen principalmente vegetales y que  son nutritivos y depurativos.
  • Los que incorporan superalimentos, con altas concentraciones de antioxidantes y grasas saludables.
  • Aquellos que aportan nutrientes para ayudar a recuperarse después del ejercicio físico.

El hecho de que famosas como Gisele Bündchen, Alessandra Ambrosio o Elsa Pataky los consuman habitualmente ha convertido a los smooties en una bebida muy popular. Pero más allá de ser tendencia, estos batidos ya tienen seguidores  Anímate a probarlos!