Blog

Llamadnos clásicos, anticuados o nostálgicos, pero en Granier somos de aquellos que nos gusta echar la vista atrás y volver a épocas pasadas, a aquellas en las que el pan siempre sabía a pan. A pan de verdad.

Para conseguirlo cada día elaboramos el pan con un método propio que respeta los procesos tradicionales de antaño. Este respeto por los procesos de elaboración auténticos es lo que nos permite obtener un pan de primerísima calidad. Nada de masas precocinadas. Muchos dicen que hacen lo mismo, pero en nuestro caso, es cierto.

Pan de verdad y masa madre

En Granier elaboramos el pan en nuestro obrador propio, y es también allí donde tiene lugar la preparación de la masa madre de cultivo natural, la forma más más antigua y tradicional de elaboración del pan. Nuestra masa madre es el resultado que obtenemos de fermentar harina y agua de manera natural en el aire y sin añadir ningún tipo de levadura, un proceso que puede prolongarse varios días. Los necesarios para obtener una masa madre que garantice la calidad máxima de nuestros panes.

Su aroma, textura y sabor hacen que la masa madre lleve a aquellos que conocieron el pan auténtico en su infancia rememoren aquellos días en los que los métodos tradicionales eran la norma, no la excepción.

Más nutritivo y mejor conservación

Los panes elaborados con masa madre de cultivo natural son más nutritivos gracias a la presencia de más aminoácidos y minerales que las masas tradicionales. Además, la lentitud del proceso de fermentación natural hace que el pan se conserve en buen estado mucho más tiempo.

Los tipos de pan con masa madre que elaboramos en nuestros hornos son la torzade natural; torzade con semillas; pan del cura; pan antic; pan tradicional; y pan barrote.

Nueva gama bienestar

En Granier no nos quedamos aquí y recientemente hemos lanzado nuestra gama Panes Bienestar. Panes con ingredientes de alto valor nutricional y energético que los hacen altamente saludables para el organismo. Así, los cereales integrales aportan fibra, vitaminas y minerales, mientras que la harina de espelta contribuye al bienestar emocional y mental gracias a la presencia de fibra, vitaminas y minerales de trigo común.

En Granier podemos encontrar dentro de la línea de panes bienestar la barra sin sal; el pan de payés integral 100% de masa madre; el pan de espelta; pan con yogur y copos de espelta; pan con harina biológica; pan con quinoa; pan con sarraceno; y el pan de proteínas.