Blog

Vuelta al cole: “Tengo haaaaaambre!!”

Con el inicio del curso escolar vuelve la necesidad de recuperar las rutinas. Se acabaron los horarios relajados, el picar a cualquier hora y el trasnochar. Para los niños, es fundamental volver a las cinco comidas diarias, no olvidando el desayuno y la merienda, ya que son ingestas fundamentales a lo largo del día. El primero para empezar la jornada con fuerza y el segundo para no llegar hambrientos a la cena.

Los niños están creciendo y se mueven mucho por lo que es habitual que las referencias a la alimentación sean muy frecuentes. Por la mañana, una de las primeras frases que los padres escuchan es: El desayuno, que tengo hambre”. Ya en la escuela, el ritual infantil sigue con la cantinela Y tú que llevas?, seguido del popular Déjamelo probar que yo también te doy del mío. Al finalizar la clase y salir a la calle en busca de los padres , los niños suelen lanzarse sobre sus progenitores al grito de Y qué hay hoy para merendar?.

Es probablemente por ello, que una parte de los recuerdos de nuestra infancia están vinculados a momentos como estos. A sensaciones, a olores y a sabores que nos acompañan. El bocadillo de pan tierno, el chocolate deshaciéndose en la boca o aquel bizcocho que tanto nos gustaba. También aquel instante especial en el que nos llevaban a la panadería para poder escoger lo que más nos gustase o en el que nos sentábamos en una cafetería para tomar algo como si fuéramos mayores.

Granier lo sabe y ahí está, junto a los padres, como un buen aliado. Los adultos, esos grandes expertos en hacer todas las combinaciones posibles, dulces y saladas, saludables y buenísimas, nos tienen a su lado. Innovando y con calidad. Ñam!!